Etiquetas: ,

24: LAD VI



¡Alerta! ¡Spoilers a punta pala!

Entre las 16 y las 17 horas el primer ministro inglés pide cuentas al presidente de EE.UU. debido a que hay seis drones descontrolados que amenazan Londres. Ambos acuerdan coordinar las fuerzas militares de ambos países para trabajar juntos. Pero una asesora del primer ministro le informa de que Heller está en tratamiento con un neurólogo. Que está senil perdido, básicamente.

Bauer acude al despacho del Presidente Heller, que lo ha convocado para solicitar la ayuda que en principio rechazó: buscar al traficante de armas en quien Margot confía. Para ello, Bauer dispondrá de material made in CIA y estará ilocalizable voluntariamente. Es la única opción aceptable. Ah, eso y que Kate Morgan se una a él para la misión.

Simone, que parecía no haberse inmutado tras la ejecución de Naveed, en realidad se encontraba en estado de shock (aquí se juega con los espectadores de mala manera). Cuando están envolviendo a Naveed para llevarlo a dormir con los peces, le suena el teléfono: su hermana lo está esperando. Margot ordena a Simone que vaya con ella y haga lo que tenga que hacer.

Boudreau entrega el material táctico a Bauer y aprovecha para sacar pecho y defender a su hembra, Audrey. Bauer le asegura que puede estar tranquilo. Hay cosas más importantes de las que preocuparse. Si es que es un tío duro, duro…

Al mismo tiempo, James Heller telefonea al primer ministro británico pidiéndole que no despliegue al ejército para no poner en peligro la operación encubierta de Bauer. Alastair Davies accede con reservas y, ante la advertencia de su asesora, pide que el MI5 se encargue de rastrear a Bauer.

En una conversación entre Jack y Kate nos enteramos de que el traficante que buscan, Karl Rask, es con quien ha trabajado Bauer en los dos últimos años, pero algo no fue bien y Bauer está en el punto de mira.

Por otro lado, Chloe y Belcheck trabajan para localizar el paradero real de Margot. Recordemos que al comando liderado por Navarro le tendieron una emboscada, resultando una operación desastrosa.

El embajador ruso llama a Boudreau para saber cuándo piensan extraditar a Bauer para que se enfrente a la justicia en Moscú. Ante las circunstancias, Boudreau, que la cagó sobremanera al firmar la orden de extradición sin conocimiento ni consentimiento de Heller, se reunirá en secreto con el embajador ruso, que ya parece sospechar algo por su mirada aviesa.

Bauer le explica el plan a Morgan: cuando trabajaba con Rask, éste pensaba que Bauer lo delató, de modo que Jack quiere lograr incriminar a un muerto cuyo contacto en la CIA deberá ser la agente Morgan. Chloe ha subido las pruebas falsas a su smartphone. Para evitar que Rask interrogue a Morgan, Bauer la va a entregar inconsciente inyectándole unos mililitros de Propofol. Kate, sin dudarlo, se pica en el cuello con la jeringa, sin miedo a quedar tiesa como Michael Jackson.

Simone se encuentra con Farah para convencerla de que su hermano Naveed sólo está estresado por la defensa de su tesis y que por eso la llamó diciendo que hiciera las maletas. Si a Simone le importaba un poco su marido, lo disimula bastante bien.

El MI5 ha detectado que Bauer ha metido en el maletero a Morgan y se preparan para intervenir ellos mismos al pensar que Bauer está traicionando a EE.UU.

Jack hace la entrega diciendo que le ha inyectado Propofol para que se callara. Por desgracia y muy convenientemente, Rask y sus matones tienen un antídoto para disipar los efectos del Propofol (lo malo es que no lo nombran, vaya). Kate va a ser interrogada. Por fin.

Mientras tanto, Belcheck, armado con un rifle de francotirador y en comunicación con Chloe, tiene en el punto de mira a los matones esperando el momento oportuno.

Golpeada, colgada y electrocutada, Kate aguanta la tortura de sus interrogadores mientras Rask pone a prueba a Jack intentando hacerle caer en la trampa de si conoce a un tipo del banco donde Bauer ha ingresado su dinero, que en realidad es un virus para conocer la ubicación de Margot.

Kate está a punto de ser taladrada (aunque es una melafo en toda regla no penséis mal) y Belcheck va a apretar el gatillo justo en el momento en el que el equipo táctico del MI5 lo noquea. Cuando entran en la fábrica, el tiroteo salva a Kate, que da un mortal abrazo con las piernas a uno de sus interrogadores. Rask acaba suicidándose y Chloe accede a las transacciones de éste.

Simone, con la misión de matar a la hermana de Naveed y a su hija, se rebela contra su madre y le dice a Farah que abandonen Londres, que intenta protegerlas de su madre y que más tarde le dará explicaciones. Como Farah intenta llamar a la policía y Simone tenía su famosa navaja automática en la mano, en el forcejeo Farah acaba con una puñalada en el estómago. La sobrina de Simone, Yasmine, ve lo sucedido y corre a la calle pidiendo ayuda. Durante la carrera, un autobús atropella a Simone en una escena bastante graciosa.

Al final del episodio descubrimos que el traidor de la CIA en Londres es el propio jefe de la estación, Navarro, que plantó pruebas incriminatorias contra Adam Morgan, el marido de Kate.

0 comentarios :

Publicar un comentario